Rant-o-pia

La Cornucopía de los Rants.

¡Bomba! Final

 (Cómo son las cosas, en aquellos días el montón de fotos te los daban en un sobrecito y aparte los negativos ya revelados, ¿Qué pasa cuando no aparecen ni las fotos ni los negativos?, ¿Es el equivalente a tener la cámara digital llena de fotos que nunca pasaste a otra memoria o a la compu y se te pierde?)

 El Miércoles amanecí súper jodido, por la caminada del día anterior, más la sangradera, más las migrañas, y ese día lo perdí en el hotel nomás salí a checar el correo, a comer, un bistecito como Dios manda, y compré mi revista EGM, que tenía la portada de Sonic, me fui a mi hotelito y estuve acostado toda la tarde viendo tele, y viendo nenas en la alberca.

 En la noche que salí a buscar la cena, vi que el hotel ofrecía tours,  y vi el que quería a las rías de Celestún, a ver los manglares, tons le dije al vato, que me apuntara para el jueves, me dijo que venían a las 8:00 por mi. Creo que me cobraron 600 u 800 no recuerdo, y que era todo el día. Se me hizo chingón. Y me ofreció levantarme temprano a lo que accedí, y me ofreció un desayuno a lo que le dije que no.

 Me fui a jetear temprano, y el jueves estaba listo, a las meras 8:00 llegaron por mi, y nada más yo iba del hotel, me subí a una minivan, esta vez nada más llevaba la cámara, me senté adelante, y en los asientos de atrás venía una familia Europea de Suiza, con un inglés peor de chiclero que el mío, los saludé y no me contestaron y me sordié, pero el guía les explico que los estaba saludando, y ya dijeron gud mornin.

 Nos paseo por varios lados pero no pasó nada chido, así que le voy a dar Fast Forward hasta que llegamos a Celestún, nos subimos a una Lancha (insisto una embarcación, no “La ancha”), el Lanchero y el guía hablaban en Maya, lo cual me ofendió porque de seguro estaban sacándonos la garra, a los suizos como que no distinguían del español/maya/inglés. Cuando el lanchero aceleró casi me fui de Nalgas, pero me agarré al asiento donde iba, y creo que dejé el mojón allá atrás, porque la lancha iba bien recio y saltando por la más mínima olita.

 

Le pregunté al lanchero:

 

– Oiga, ¿no tiene salvavidas?

– no se usan, además está bien bajita el agua, no tengas miedo. (Bomba!)

– (no es miedo es precaución) a bueno.

– …

– …

Como que el guía vio que no iba muy convencido, porque me dijo:

 

–         Mira los flamencos, están parados en el agua, no está hondo.

–         ¿Y los lagartos?

–         No te hacen nada, te tienen más miedo ellos a ti que tú a ellos.

–         (esos son los perros) OK, (e hice mis trompas)

 

Llegamos a un lugar donde nos bajamos y estaba bien bonito, el agua tan exageradamente clara y cristalina, y en medio de la selva.

Y en medio de la nada apareció un señor que vendía dulces de coco y de tamarindo, exquisitos.

 

Ahí estuvimos varias horas, y aunque nos quisimos comunicar los suizos y yo, no lo lográbamos.

 

–         laksjdwijlkasjdlakjslkdjlaskd??

–         Lkjasdjlkjsdlkjalskdjlkajsdlkj!!

–         Lkjslkjasldkjlaskdjlaksjdlkl tacos

–         Laksdlkjalkjslkdjlaksjdlkj Monterrey

–         Alksjdlkja lkasjdlkajs asjdkjalskd doctor ajskjs simpusium dfasd cancun

–         Laksjdljjd pobre kjashkjhsd sotorpe

–         Ahhhhh!!!!!!!!

 

Ya que nos bajamos de la Lancha pasamos a la tienda de recuerditos, compré varias cosas, pero lo que triunfó, fue un chango marinero con todo y gorrita de capitán del crucero del amor, hecho de cáscaras de coco, ese lo compré pensando en Edson.

 

Nos subimos a la troca y nos dice el guía que vamos a la playa!!!!

Oh, gran  problema, yo no sabía!!!!

Apenas era como la 1:00 PM, y le dije al guía:

 

–         ¿Vamos a ir a la playa?

–         Ya estamos en la playa (bomba!)

–         Es que no me dijeron, (decepción por no venir preparado)

–         ¿No trajiste traje de baño?

–         No, es que no me avisaron (¡quiere llorar!, ¡quiere llorar!)

–         Ah, pos métete así!!!!

–         Neeee.

 

Me agüité bien gacho, de hecho yo quería estar sentado frente a la playa abajo de una palmera oyendo canciones de mar, y con mi libreta de poemas, escribiendo poemas de despecho, algo así como “te odio”, “ya no te amo”, “ya no te necesito”, “muérete”, ya saben, recuerden que mi viaje es por un desamor.

 

En eso estaciono la troquilla, y nos bajamos era un restaurancillo pedorro, entramos y dije “No mames”, el fondo del restaurante daba directamente al mar, hermoso, que agua tan azul turquesa, como los fondos de escritorio del windows (sotorpe!!).

 

No, pos yo no me metí al agua, porque andaba vestido, ¡de vestir!, con pantalón docker y camisa de manga larga, como buen ingeniero, zapato de vestir y calcetón blanco.

 

Los suizos tampoco entraron, de hecho no me hubiera gustado verlos sin playera, definitivamente, nos quedamos en el restaurante, me comí un pejcaito, unoj, camaronjitos, y un refrejquito.

 

Estuvimos toda la tarde platicando a como pudimos, y ya nos vinimos, estuvo padre, el guía los llevo primero, a los señores y pos ya saben, beso y abrazo, sabiendo que no los vas a volver a ver, pero como quiera se crea un vínculo.

 

Me fui a mi hotelito, y a buscar la papa.

 

Pero……

 

Llegando de la papa entro al hotel y me habla el vato del mostrador, es el mismo que no sabía deletrear mi nombre:

 

–         Miguel

–         Mande.

–         Oiga hoy es su última noche, ¿va a quedarse más días?

–         Pero te pagué 5 noches, ¿es hasta el sábado no?

–         No, fue la noche del domingo, la del Lunes, la del martes, la del miércoles, y hoy.

–         ¿Me estás cobrando el Domingo?!!!!!!!!!!!!!!!!!!

–         Sí, antes de las 2 P.M. se cobra.

–         Ahhhhh.

–         ¿Se va a quedar otro día?

–         Déjame veo, ¿A qué horas tengo que desocupar el cuarto?

–         Antes de las 2:00 P.M. de Mañana.

–         Ok, mañana te aviso.

 

Corro a mi cuarto a checar la cartera, entre billetes de a $50 y de a $20, traigo nomás como $1,500.00, y no sé cuánto va  a ser del autobús. Agarro el teléfono del cuarto y pido línea. Hablo a la estación de autobuses.

 

–         Buenas Noches, disculpe,¿hay mañana un autobús a México?

–         Sí hay uno a las 9:00 A.M.

–         Ok, ¿Me puede reservar un asiento?

–         Permítame… …. ……… No, ya están todos los asientos ocupados.

–         Y.. ¿No hay otro autobús?

–         A México hay hasta el Sábado, ¿Te reservo un lugar? Nada más quedan 3 lugares de el del sábado.

–         No, necesito uno mañana!!!

–         Apenas que alguien cancelara o no se presentara, permíteme …. …. … No. Ya todos están pagados.

–         Ok, Gracias.

 

Opción A, Pagar otro día de Hotel y ver si acaso completaba el autobús del Sábado, pero ¿Y las comidas?

Opción B, Dormir en la central el viernes, demasiado naco, hasta yo tengo límites.

 

Pero soy un sotorpe, así que fui al lobby, y pregunté si habría un cibercafé abierto, ya eran como las 11:00 más o menos, y me dijo que había computadoras para los clientes en un cuarto por el que yo pasaba todos los días, fui, y consulté en internuéz, la línea ADO, que de Mérida llega hasta México y a ¡¡¡Veracruz!!!  De Veracruz sé que hay autobuses a Monterrey gracias a mis amigos de Veracruz que tuve en la facultad.

La victoria era mía.

 

Volví corriendo a la velocidad que corre un sotorpe cuando un programa le pide el número de serie, hablé de vuelta a la central:

–         Buenas Noches ADO

–         Oiga, hace rato hablé, para un viaje a México.

–         Ah si, ¿Qué se te ofrece? (me trata con amabilidad porque no sabe que soy un sotorpe)

–         Oiga, ¿Tiene un autobús que vaya a Veracruz?

–         Sí mañana a las 10:00 A.M.

–         ¿Hay Lugares?

–         No.

–         ¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

–         A ver, hay dos lugares en duda, Mira a veces los autobuses traen baño nada más y entonces está disponible la última hilera de asientos, pero si trae cafetería (alguna triste cafetera y vasitos desechables supongo) no hay la última hilera de asientos.

–         ¿Y cómo puede saber?

–         Mmm, Ya es tarde, Hasta mañana que llegue el autobús de Veracruz.

–         Y ¿Puedo apartar el lugar por si trae?

–         Sí puedes, pero sino trae la fila de asientos no te devolvería  el dinero, te lo cambiaría para el sábado. (como quiera iba a tener que esperar para el sábado sino me arriesgaba.)

–         Ok. Sí está bien, es más sabe qué deje se lo pago de una vez.

–         Ok, Serían (creo que) $595.00

–         Voy para allá.

–         Aquí te espero.

 

Corre Miguel, Corre!!!!!

No pos me fui en súper chinga, de hecho me valió madre, pasar por tanto tugurio, y ver tanta mujer de la vida galante calentando sus respectivas esquinas, llegué a la central y pagué, me dijo la señorita que ojala y si vinieran esos asientos que como a las 8:00 ya iba a saber.

 

Ya me fui con calma, que sea lo que quiera Dios que sea, y ahora si me dio mello, hasta improvisé ruta, llegué al hotel y me puse a juntar mis chivas, y ya me dormí.

 

Me levanté tempranito, me bañé, fui al baño a hacer del 2, porque yo voy diario, y hasta dos veces si hay qué leer, pero bueno, preparé lo que iba a llevar en la mano, la mochila con el agua, el discman, la cámara, la libreta (en la que iba a escribir mis poemas en el mar pensando en ella), el papel de baño (porque me dijo Ludwiquita ham ñam ñam, que a ella no le gusta que le queden rollitos de papel) y las dolac.

 

Agarré un taxi, pero este si era un tsuru, y llegué a la central, Todavía estaba la señorita de en la noche (y yo que me quejaba que me negreaban) y cuando me vio casi salta de la emoción:

 

– Sí hay lugar para ti!!!!!!

– ¿en serio? Que bueno, gracias oiga.

– Es que te oí bien apurado.

– Ni sabe de la que me salvó oiga.

 

No la abracé nomás porque estaba detrás de una barra, una amistad había surgido.

 

Total que compre fritangas, galletas y jugos jumex pa’l camino, y me subí al bus, hasta atrás, Y pos venía yo solito, en eso llega el chofer con una muchachita de 13 años de muy buen ver (ah la urgencia), el chofer le viene diciendo que le toca al último, que ya mero se iba parada todo el camino. Y cuando ve que voy yo sólo sentado, le dice bajito.

 

–         Mejor siéntate adelante, si te dicen que el asiento está ocupado pos ni modo te vienes atrás, pero le voy a decir al chofer que es amigo mío que te cuide, si te molesta el “viejo” (¿viejo?, estaba en la flor de mi juventud, lleno de bríos y pujanzas) le dices a mi amigo.

 

Lo bueno, es que hablo bajito y como quiera lo oí, ¿Sabrá que soy sotorpe?, bueno ese chofi se baja y se sube otro chofi, el chofi papá de la muchacha le hace señas y me apunta, ahora sí para que vean que no escucho.

 

Bueno, pos ya empieza el viaje, total que pasamos algunos pueblos, y llega a una central, entonces baja y sube gente, y ya sube una muchacha que le dice a la chava de 13 que es su lugar, y ya se viene la chavilla conmigo.

 

No recuerdo su nombre, pero lo tengo apuntado por ahí, en la libreta.

 

Total que ya arrancó el autobús, y la chica me preguntó lo típico que a donde iba, de donde venia, ya saben cosas aburridas, cuando me preguntó mi nombre, y le dije mi apellido, pos no entendía tons saqué mi libreta, para escribir mi apellido, ya me dijo que era de Chetumal, y que iba a Cd. Del Carmen, Campeche, me dijo su nombre pero no lo recuerdo, le llamaré Ximena, porque es un nombre que harto me gusta.

 

Pos la Ximena, me empezó a enseñar Maya, (pregúntenme si me acuerdo de algo) jugamos al gato, y ahorcado, etc etc, nos contamos chistes, me la estaba pasando como nunca.

 

Ya al cabo de un rato éramos los mejores amigos, y luego paso algo raro, me dijo que quería pedirme un favor, y le dije que sí. Me pidió que le cambiara el lugar y se lo cambié, entonces yo quedé en la ventana y ella en el pasillo, me agarró la mano, y según me la estaba leyendo y se estuvo riendo sola, yo la verdá sentía rebonito, y luego me dijo préstame tu libreta, y se la presté y me dijo, préstame la pluma, y escribió algo y me dijo “no mires”, ok, y me veía por arriba de la libreta y seguía escribiendo.

 

Luego me dio la libreta y me dijo, no me ordenó “guárdala”, y yo súper obediente, y seguimos pendejeando, yo feliz, lástima que estuviera tan chiquita, y de repente, me empezó a hacer cosquillas, y yo pos también, y me fijé que se estaba asome y asome por el pasillo, porque de repente iba gente al baño, pero la verdad como que ya era algo más íntimo, y me dijo que sacara la libreta, y yo la saqué, y busqué lo que había escrito, y me super chivié, sé que me puse rojo, rojo, venía un corazón con el nombre de ella y el mío, y decía que me acababa de conocer, pero que nunca le había caído alguien bien y cosas así, yo no supe qué decir, porque así de gustarme si me gustaba, de que nos llevamos bien pos sí, pero así como pa decirle ¿Quieres ser mi novia? Ta cabrón, además que sería amor de lejos… amor de lada.

 

Pos ella estaba bien atenta a mis reacciones y verme rojo le gustó, y se me vino encima, ay guey, estaba en el dilema de lo que quiero hacer y lo que debo hacer, de querer pos si la hubiera abrazado y dado un beso, pero no debía, en eso se escuchó que alguien se levanto e iba al baño, y pos me dejó, y estuvimos callados hasta que el señor salió del baño y se sentó de vuelta en su lugar, luego seguimos pendejeando, me esculcó la mochila y vio la cámara y nos tomamos fotos, y me tomo a mi arrinconado como me tenía, y luego me dijo,

–         ya llegamos

–         ¿A dónde? (peinándome de vuelta)

–         A Cd. Del Carmen, ya me voy a bajar.

–         (Ay güey, me agüité bien gacho.) Ah

–         Ahí está mi teléfono, me hablas, y le dije que sí.

 

Y se empezó a arreglar y a medio peinar, y etc. Llegamos a la central de ahí y se despidió, de mano, y se fue, la vi por la ventana que la fueron a recoger, le pedí chance al chofer para “ir al baño” y me dijo que 5 minutos, fui tras ella pero otra vez, ya no la encontré, volví al autobús. Sólo otra vez.

 

Bueno, pos ya era tarde, perdí la noción del tiempo sin reloj, calculo que eran las 4:00 P.M. más o menos, y ya tenía hambre, estaba esperando a que se parara el autobús en algún restaurante, pero no, nada, me tomé los jugos que tenía y las fritangas, pero tenía hambre de comida

 

Oscureció, y el camión seguía, pusieron una película de Michael Moore, pero pos las teles estaban adelante, ni escuchaba ni distinguía los subtítulos, o sea, a toda madre.

 

Me puse a escuchar mi discman, pero se me hacía aburrido, y para afuera no se veía nada, todo era negro, de repente vi luces, era un retén Militar, se subió un cabo con una linterna, y nos empezó a iluminar uno por uno, hasta que llegó conmigo

 

–         ¿Vienes sólo?

–         Sí

–         ¿Traes identificación?

–         Sí, le di la credencial para votar.

–         ¿Me puede enseñar su equipaje?

Y me tuve que bajar, solamente a mi me bajaron, y saqué mis garras y las revisaron y ya me dejaron subir y seguimos.

 

Pos me dormí con hambre, ni modos, pensé que quizás en la mañana, llegaran a algún restaurante.

 

De rato me despiertan, era otro soldado, me estaba moviendo para que me despertara, y otra vez lo mismo, otra vez, nomás yo.

 

Ya no pude dormir, porque me despertaron, seguí escuchando música, pero no estaba ni dormido ni despierto, y con hambre y ahora sed, porque ya me había acabado el agua.

 

En la mañana me desperté y apenas íbamos en Tabasco, hubo otro retén, y se subieron unos ñores a vender mangos verdes con chile y limón, compré, tenía hambre, y les compré un jugo de algo, creo que era de guayaba, ahhhh, con madre.

 

Y luego ahhhh, que pendejo, hubiera comprado más.

 

Ya como a las 9:00 AM, me dieron ganas de ir al baño, del 2, y pos se me hacía que iba a estar cabrón, porque se movía el autobús, además estaba empezando a percibir olor a orines, desde que me desperté.

 

Tomé valor y fui, nunca lo hubiera hecho, alguien se había zurrado afuera de la taza, y aparte vomitado, el mini lavabo.

 

Ay Güey, me salí todo asqueado, pero no me había percatado que cuando se bajo la muchachita, quedaron asientos vacíos al frente, que Güey, hubiera podido ver las películas.

 

Ya que me cambié de lugar, por una extraña razón el clima deja de funcionar, y las cosas se ponen calientes, y el baño empieza a oler de la chingada, y la gente que intenta ir se oye que dice cosas con asco y se regresa.

 

Ya en el medio día, nada, estamos en medio de nada, y mis ganas de ir al baño se convierten en retorcijones, y las ganas de tirar el agua, no mejoran las cosas.

 

Ya como a las 4:00 o 5:00 P. M. Quizás más tarde, llegamos a la central de Veracruz, y me bajé con ganas de ir al baño, pero por si las moscas conociendo mi suerte llegué primero a la línea que tenía viajes a Monterrey, y me dicen:

 

Va a salir el último a Monterrey de hoy, dime si vas a ir para decirle al chofer que te espere, obvio que si lo compré, pero ni una coquita pude comprar, cuando corrí para atrás con las maletas, estaban todos arriba y el autobús estaba ya prendido, apenas me acomodé en mi lugar, mero enfrente, y le dio, y yo haciéndome del baño.

 

Otra noche sin cenar, pero de perdis su subió un señor que vendía cocas y agua, compra varias botellas de agua y 2 cocas, y unos sándwiches más desabridos, al menos no me iba a deshidratar, pasaron unas películas tan horribles, de unas güercas que le buscan novia al papá viudo, y otra de un perro que se creía artista, ya no tenía pilas el diskman, y las de la cámara nomás duraron un ratito.

 

Pos a mal dormir, a media noche otro retén entrando a Tamaulipas, otra vez, nomás a mi me bajaron (qué no puede alguien viajas sólo).

 

En la mañana me desayuné la coca toda tibia, pero ya íbamos entrando a ¿Montemorelos?, ¿Por dónde se habrá venido?, yo esperaba que entrara por Cadereyta, en fin, ya sólo una hora, ya no me aguantaba las ganas de ir al baño.

Y….

Al fin, llegamos, corrí a agarrar un taxi, y le dije que le corriera para mi casa, llegué y tomando el Norte, entré al baño a desquitar esos días de aguante, como quiera estuve toda esa tarde dormido y me sentía todo raro, me conecté a internet con mi módem de 56kbps, y vi que mis síntomas coincidían con los principios de peritonitis.

 

Bueno, al final el viaje sirvió a su propósito que era desintoxicarme, de mi decepción amorosa y empezar algo nuevo, aparte tengo que buscar el número de la chava porque ahorita ya debe ser cancha reglamentaria, espero que no esté perdida la libreta como las fotos.

Fin.

septiembre 10, 2009 - Posted by | Cosas que sólo a mi me pasan, Viaje a Mérida | , , , , , , ,

12 comentarios »

  1. ¬¬

    En ese viaje corriste más o casi lo mismo que Forrest Gump, jajajaja

    ¬¬

    Comentario por myselfmeandi1 | septiembre 10, 2009 | Responder

  2. mmm q tal q tu (L) de verano, quedo en un (L) de autobuss….

    y espero tmbn q tus tripitas esten bn despues de todo lo que tuvieron q pasar

    Comentario por LauraFinisima | septiembre 10, 2009 | Responder

  3. el fondo del restaurante daba directamente al mar, hermoso, que agua tan azul turquesa, como los fondos de escritorio del windows
    jajajaja

    Comentario por yanagisawa | septiembre 10, 2009 | Responder

  4. – Lkjslkjasldkjlaskdjlaksjdlkl tacos

    – Laksdlkjalkjslkdjlaksjdlkj Monterrey

    – Alksjdlkja lkasjdlkajs asjdkjalskd doctor ajskjs simpusium dfasd cancun

    – Laksjdljjd pobre kjashkjhsd sotorpe

    – Ahhhhh!!!!!!!!

    Genial!

    Yo también compré changos hechos de coco cuando me fui a Cozumel. Incluso guardé uno que tenía imán y que vivió en el refri de la casa cuando me casé. Le decíamos Porfis, porque era igualito a mi cuate Porfirio (apuesto muchacho, él).

    Comentario por Toño | septiembre 10, 2009 | Responder

  5. Iris: Sí, en esos días todavía corría.

    Laurita:todo estaba a todo dar, pero se me hace que si me hubiera atrevido a algo más, ahorita todavía estaría en el bote.

    Yanagisawa: ¿Dónde más un sotorpe como yo, podría haber soñado con ese mar? jajajajaja

    Comentario por Miguel Araluce | septiembre 10, 2009 | Responder

  6. Otra ves estoy riendome sola como loca con tus chocoaventuras!
    Too funny😀

    Comentario por Anilu Magloire | septiembre 10, 2009 | Responder

  7. Toño: sí por eso dije que ese chango triunfó, todos querían uno pero yo nomás comprá uno.

    Anilú: a mi no me friegas, el que sólo se rié…

    Comentario por Miguel Araluce | septiembre 10, 2009 | Responder

  8. ves pq es bueno saberse el himno nacional jajajaja genial

    Comentario por ferrari1 | septiembre 10, 2009 | Responder

  9. hahahha
    seguro tu libreta esta muerta
    hajajajaja hermano qe egoista nunca nos contabas nada de esoo

    Comentario por Maral | septiembre 11, 2009 | Responder

  10. No Ferrari, explica lo del himno, anoche no pude dormir, o no entendí el albur.

    Marisol: Nooooo, que no ves que la morra ya es mayor de edad, y no me acuerdo de su nombre.

    Claro que no puedo llegar y contarte que casi me viola una niña de 13 años.

    Comentario por Miguel Araluce | septiembre 11, 2009 | Responder

  11. cuando un vez viaje de acayucan al .f los soldados bajaron a un chingo de weyes prietitos y feitos y les hicieron comprobar q eran mexicanos cantando el himno nacional y me a tocado asi varias veces
    te gustan las lolitas cochinon te pareces al ferrari

    Comentario por ferrari1 | septiembre 11, 2009 | Responder

  12. Ah, ohhh, jajajaja, no pos es ese viaje nomás a mi me bajaban, porque todo mundo iba acompañado, nomás yo iba sólo y hasta atrás del camión.
    Yo digo que también me ayudo, que apenas ese año hice el servicio militar, entonces, me sabía los rangos viendo las barras y galones, tons le decía soldado, al soldado, cabo al cabo, sargento al sargento.

    Y de las lolas, pues yo digo que a todos nos gustan, pero el miedo al tambo es el que cohibe. Yo por eso me culié.

    Comentario por Miguel Araluce | septiembre 11, 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: